miércoles, 28 de septiembre de 2011

Para la cartera


de la dama.

martes, 27 de septiembre de 2011

Después del caos, el olvido?




Con Doris, recién.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Menos Estado - Más libertad

viernes, 23 de septiembre de 2011

frío, con limón y clara de huevo

"Quels moyens avons-nous de nous protéger contre cette maladie?, Comment peut-on l'eviter?, peut-on être immunisé? Si on en veut vraiment pas attreper ce mal, l'attrape-t-on quand même?"
el rinoceronte, de ionesco.

Tengo algo de fasinación por el teatro del absurdo. Esos textos que relatan hechos sin sentido aparente, una lucha entre lo cómico y lo trágico, una mezcla de hipótesis del existencialismo. La mejor de las críticas.

Escuché hoy caminando por Carlos Pellegrini a la altura del Gran hotel Argentino que en la vida hay algo de magia. Y la magia es ilusión. La magia es trucha, vende algo que no es. Es misterio. Pero allá esas casualidades que algunos llaman destino que nos sacan una sonrisa al menos una vez a la semana. Y también, y brindo con pisco, por aquella magia que la empujaron un poquito porque sola no se tiraba. Por el recuentro con un ex, por la sopa de historias que eso sale a revolver -no la recomiendo-, por el mensaje de alguien que admirás, por la satisfacción de algo bien hecho, por haber abierto ese mail que lo tenias sin abrir hace un mes, por una apuesta ganada, por haber corrido un km más. Esas son las mías, y no las justifico. Si lo tenés que hacer, y mentirte, no sirve. No va a servir. Y el pisco te va a quedar amargo.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Más allá de todo


foto tomada por Arthur H. Fellig...

Weegee the famous

de una de las mejores épocas para fotografiar a new york city. unico autorizado para llevar consigo la radio de onda corta de la polícia, travestis en los 50, incendios, crímenes. Un reportero gráfico, que siempre firmaba así. Un genio nocturno.

Feliz día

En un desastroso homenaje al día del fotografo en nuestro país, les dejo aqui mas fotos de Chile.

lunes, 19 de septiembre de 2011

A 3400 metros

Y empiezo por el final, como mortal que soy, lo asumo. 21.55 salía mi avión de AR 1289 rumbo a aeroparque, cena incluida. Desaconsejando toda medida de seguridad de los grandes aeropuertos del mundo, esta vez, el check in abre -recién- 2 horas antes. Por lo general, nunca llego antes de eso, pero ya era harta cola cuando llegué a las 8 al stand 31.
Probaste el terremoto? indaga coquteando el de migraciones chileno. Dice usted el sismo del miercoles? se rie, no entiendo. Me sella, levanta la vista, sonríe: no, digo el trago, terremoto, poco de pisco, poco de su fernet y coca.



22.30 y seguía en la gate 12 esperando al avión. Me hago amiga de dos veintiochoañeros, argentinos, que me cuidan las cosas mientras busco un café en DD, mi lugar favorito en el mundo. Yo no entiendo - medita uno de ellos- porque se hacen los cancheros y ponen 21.55, 21.34, ni que fuera a salir puntual. Es que -lo sigue el otro- cuando uno compra aerolineas sabe que está expuesto a esto. Sigue el otro sin escuchar al amigo - Estos pibes deberían poner directamente, este vuelo sale en turno noche, y chau viste, se olvidaron, puede salir de 20 a 24 horas, en algun momento. Risas.



Las fiestas patrias chilenas son una especie de rito nacional. Como navidad en el Vaticano, algo así. Se habla, se orna cada oficina, se regalan alfajorcitos, banderas de acá, banderines de allá. Copa América una arbeja comparado a este festejo. Se trabaja el viernes hasta las 13, y después a comer parrillada -nada que hacer al lado de las nuestras- y mirar un poco de la cueca y tener un poco de suerte que no te inviten a hablar o contestar siquiera en estos días; implicaría un cambio abismal de simpatía a una agria casi de tipo reflejo, contestación: ah, argentina seguido de un comico? visssste, boludo, y che.


Me buscó el Bicho por Apoquindo y Manquehue, pleno Las Condes para salir rumbo a las montañas. A Vicente, bicho, no lo conocía, era amigo del Irra, amigo de la Nacha, conocida de Nazelí. Así que te gusta la montaña, me comentó el Irra, y si po, como no iba subirte (pasaje a Farallones, pueblo a 6k del centro de ski El Colorado, la Parva y a 15k de Valle Nevado alrededor de 100 pesos). Eramos, los esquies, el bicho, su polola, otra nacha, y yo. Llegamos al hostel del Irra hora y 15 minutos después en el pueblo Farallones a las 17. Llegaste justo, tu sabes, hoy hay fonda. Fonda qué?

Jugaba de visitante. Y te viniste sóla a la nieve? a la montaña? y no conocías al Irra? Tan raro es che? y si, pero contame, la fonda, qué es? Basicamente son cuatro cosas -voz de la experiencia- pisco, cola, musica, cueca, cachai?

Me sube el Jack, con la Nata el sabado, alquilo esquíes gracias al descuento del bicho -instructor en la parva- y vuelvo en un auto con el Irra y Guillermo. Diclofenac, siesta, y seis tequilas. Baile. Barra. Mas baile. Amanecí sin penas a las 9, exitada por estar ahí, por sentarme en la terracita con un café con mucha azucar y un pancito recién salido del horno. Me esperaba un día eterno. Subí de nuevo con los mismos, mismos esquíes, otro pase. 3pm, encaro sola la vuelta, con mochila de por medio a dedo para santiago en dos tramos, mitad un carabinero, mitad 3 pibes y una mujer que me dejaron cerca de la gloria. Taxi, aeropuerto.

Por ley, nadie podía trabajar ni ayer domingo ni hoy lunes. Hasta el duty free shop estaba cerrado. Me cuenta el remisero - mientras paramos en un super a comprar pisco Alto del Carmen- que sólo podían abrir aquellos dueños directos, sin tener empleados a su cargo salvo familia. Que ese día se descanza por la patria. Habría que ver si la Patria te pasa un litro de leche después pero me parece que no te hace la gauchada. Yo hubiera puteado -le digo- sabés que bien que pagan las horas extras? Me mira por el espejito: dimelo a mí...guiño.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

todo lo que aparece, vuelve a desaparecer

Pero una cosa si se. ¡Era un ciego, pero ahora puedo ver!” Juan 9:25

Santiago, Chile.- 9:01 am -Camino hasta el remise que me esperaba en la puerta del apart en el que me estoy quedando, cierro la puerta con fuerza.



-Estas bien? ay, Belén, lo que me acordé de ti anoche. Pobrecita. Justo ayer que hablamos de eso. Me imagino lo que habrá sido. Contame, Belén, cómo viviste el temblor?
-Jodeme Nazelí, entonces fue real? Sabes que a eso de las 4 me pareció que pasaba algo, pero pensé que era ese estado entre la conciencia y la subconciencia. Pero que, qué pasó?
- No puedo creer, no te despertaste? un sismo de casi 6 puntos. El terremoto de febrero fue de 8. Yo ya me estaba por cambiar, me puse debajo del marco de la puerta y vivo en casa.
-Para tanto, che?
- Se movia como una mecedora. la cama se movia para un lado y para el otro. Y vos que estás por el piso alla, 25, 26, sabes lo que se debe haber movido no? no entiendo, te tomaste alguna pastilla o tenés sueño profundo, muy profundo.

Y debe haber sido eso porque mi primero sismo lo viví dormida. Después de todo, comi ceviché y tomé pisco souer. Y me acordé.





Vivir,
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo,
que lloro otra vez.

martes, 13 de septiembre de 2011

no te digo

video
que nunca crecí... un poco más de uk.

No te olvides del día

El era conciente de que no la amaba....pero mientras ella lo besaba por primera vez estaba seguro de que no habría ningún obstáculo para inventar un buen amor. No lo hablron esa primera noche en la que hablaron de todo hasta el amanecer, ni habrían de hablarlo nunca. Pero, a la larga, ninguno de los dos se equivocó.

GGM Amor en tiempos de cólera.

y la canción de la película...


lunes, 12 de septiembre de 2011

Cuando pase el temblor

No quiero ni saber qué pensarían del lucro en el sistema de salud.


desde mi ventana las populares calles de sgo centro

Como estai, sushi que no como -como casi ningún bicho de mar-, smog, taxis caros, subtes modernos sin aire ac, son algunas cosas que podrían llegar a definir a Santiago de Chile. Desde que llegué el domingo vi todo eso -y más-. Pero hay algo, y bien claro está, que aunque tenga tintes de primer mundo, esta ciudad y el resto del país, muestran que tienen la identidad de America Latina tatuada en la última capa, su sociedad y su discurso.



De la historia chilena, basicamente, puedo rescatar de mi memoria tamaño de castaña de cajú (/cashú/), a Allende, Pinochet, chicago boys, bachelet, piñera. Gobierno socialista, seguido por una centro izquierda poco popular - dicen que su popularidad anda como la de Obama, al 30%-, y la actualidad de una Chile sucumbida por sismos (si, apenas aterricé me comentaron que la tierra tembló) y por las protestas sociales. Me centro en la educativa no por nada en especial, sino porque simplemente, tuve la oportunidad de entrar a la universidad tomada por los estudiantes de la U pública de Chile. Piden que no se lucre con la educación, seguidos por la voz aguda -casi insoportable- y mando de la comunista Camila Vallejo que pide a gritos mayor igualdad para los estudiantes de este país. Esa palabra tan linda, tan popular, tan demagógica que hizo y hace! que los gobiernos se alejen cada día más de un estado limitado hacia un camino de totalitarismo y poca libertad de elección.

Entré casi de casualidad, ni sabía que se encontraba tan cerca del palacio de la moneda. Este edificio administrativo se transformó desde hace tres meses y algunas lunas en un pijama party de estudiantes que juegan a hacer justicia. El primer piso tomado con bolsas de dormir y cocinas populares. La planta baja, con carteles y banderas colgadas al mejor estilo superclásico en la bombonera. Al entrar pido un tour, y Jorge, el denominado "seguridad" por la asamblea para custodiar la entrada de la PETRA educativo me cuenta que allí en el centro se realizan la charla cuando se deciden los quéhaceres. Y es voluntario me imagino, digo, de paso, y no che. Para nada. La asamblea decide quién se encarga de qué. Vos seguridad. Vos cocina. Vos limpia asambleas. Vos nada. Ajá. Asiento. Y qué opinas de los dichos del Presi? Ya va a ceder, asegura Jorge, levantando la mano y saludando a una compañera suya que entra con pinceles. Me muerdo los labios para no decir nada. Gracias chicos. Unos genios estos. Piden que todos paguen sus caprichos, piden que se reduzca el abanico de elección. Resentidos viven con envidia y suplican igualar a toda la sociedad para abajo. La solución no está en mostrarles cúan más igualados e incluidos en la educación superior está la sociedad ahora que antes -que lo está- sino en empezar a intercalar la palabra libertad entre tanto atropello. La educación, al igual que la salud, que el transporte, es un servicio que alguien debe pagar para que otro lo tenga. Porque nadie trabaja gratis y todos ya sabemos a esta altura que el Estado salvo que cultive plantitas verdes, no genera riqueza. Nos quita a todos, para darle a algunos.



Pero a la noche todos los gatos son pardos -qué gran verdad-, y el viernes comienzan las fiestas patrias. Y todos se olvidan de todo, pisco sour de por medio. A tu salud...

sábado, 10 de septiembre de 2011

27 dresses

Y me han dicho cosas muy feas por haber llevado a un chico a ver estas películas tan hollywood. Creo, pobre aquel, que una de las peores fue Loca por las Compras. Esa junto con Moulin Rouge y el Espinazo del Diablo, estan en las peores películas de los últimos 10 años. Pero el otro día escuche este tema, y me acordé de esta escena. Y ahora suena de fondo... mientras termino todo para irme. La escena no tiene absolutamente nada bueno. Sólo él la salva, debería haberse quedado solo como modelo pero le perdonamos cualquier cosa.

jueves, 8 de septiembre de 2011

AR 1280

Encontré el corcho del champagne que abrió mi vieja cuando me recibí, el 28 de febrero de 2008, cuando ordenaba los cables de mi caja de cables de camaras varias, usbs, disco externos, y otros gustos.
Y ya tengo pasaje para irme a Chile el domingo 11 se septiembre. Sí, si fuera por mí hubiera elegido volar un día antes y evitar preocupaciones de este día tan suceptible. No me gusta Santiago, no me gustó Valparaíso. No me gustó Viña del Mar. Me contaron en un bar tomando una Otro Mundo, que los lugares dependen mucho del estado de ánimo en el momento en que llegás. En su momento no pude conocer la casa de la moneda y estuve muy poco tiempo en la plaza de las armas. Hay mucho smog y no me tomé el subte. Tampoco conocí la casa de Neruda y caminé muy poco por las condes. Fue uno de esos viajes que nos subimos al auto con una canasta de comida, nos miramos, y con el mapa decidimos encarar el oeste para el lado de San Luis.

Y como un día pensé en hacerme rulos y ya crucé el mula la cordillera por siete dias durmiendo sin carpa, creo que las cosas que dejo sin hacer, y para no quemarlas, como me dijeron por bb hace un rato, no las cuento. Ya las saben.

martes, 6 de septiembre de 2011

Prohibido prohibir

Me dijeron que los recuerdos no tienen google.


Iba a escribir sobre el polo audiovisual, la nueva ley aprobada para la Ciudad de Buenos Aires. Pero me aburría y es un poco más de lo mismo. Deberían -ay! deberían!-, reducir los impuestos a todo "polo" o polo-to-be para que puedan desarrollarse, crecer y emplear a más argentinos. Que sea toda la ciudad un polo industrial. Y se me vino a la cabeza la palabra discriminación.

En su más común de las connotaciones, el negativo. Y pensé de más, hoy que me volvía caminando por Carlos Pellegrini y pasé cerca del restorán donde trabajaba. Recuerdo que en algún momento estaban buscando personal para el mediodía y habían puesto algún aviso en algún lado -recuerdo en reserva- que buscaban solamente gente joven y linda. Sí, linda. Que no les falten los dientes, bien aliñados, prolijos, con las uñas cortadas y un par de sanateces más. Que habían llamado para quejarse y accionar de alguna manera porque consideraban que eso era discriminación. Sí, totalmente, lo es.

Un restorán privado, con capital privado, sin recibir subsidio alguno, puede elegir libremente y sin tapujos a quién contratar? Hace falta una ley que regule a quién puede empelarse o dejar de hacerlo? Esta persona se había indignado porque, estimo, no calificaba para poder trabajar allí. Que lo haga un privado, que puede - o debería poder- empelar a quién más le de la gana, servir a quién le guste -o genere mas rédito, o lo que sea- o realizar la actividad que más le plazca no debería incumbir a nadie más que a quien le interese participar. Pero que lo haga el gobierno, subido al escalón de campeón con los impuestos de todos nosotros, sin darnos el lujo de elegir... no corresponde. Y aún así lo hace, y la gente lo aplaude.

Les dejo un video en el cual John Stossel defiende a Ron Paul el derecho de los propietarios de los restoranes a ser racistas (no es el ejemplo más feliz, pero la consistencia es absoluta).


viernes, 2 de septiembre de 2011

helado de limón

"Somos lo que nos contamos que somos", dijo un profesor en alguna clase. Y por fin, se está por acabar esta semana tan rara. rara. Mi vida esta semana fue un relato de hechos inconexos, casi infinitos y disfuminados como con un lápiz 4B. Que van más allá de un estructuralismo linguistico de Sassure, o atropológico como el de Levis Strauss, o literario como el de Barthes.
Me aburrí de facebook y lo di de baja un poco por algo que soñé, y otro poco porque tenía mucha gente que no me interesaba tener ni hablar, ni interactuar. No lo pensé mucho, creo que lo medité después de desactivar la cuenta cuando pensaba por qué decidí esa mañana ponerme una pollera negra con medias cuando había decidido dejarlas sólo para el verano por algun trauma de tantos años de hockey.
Y hoy, entrando a casa, sin bufanda, apurada por querer entrar que se me caen las llaves me acordé del cumpleaños de Maru, que había hablado del cumpleaños de Cortázar hace unos días. Y de uno de sus cuentos... La Continuidad de los Parques, creo que se llama, y los 3 niveles del cuento. El lector que lee el cuento -yo-, el lector que lee el cuento de los amantes, y la historia de los amantes. Usando algun recurso literario, una continuidad de parrafos -sin cambios de tipografia, ni espacio-, continuidad semántica... hacen que el enunciado -la historia de los amantes- desborde al de la enunciación, la ficción sobre la realidad. Como mi sueño. Como la vida...de esos dos.